La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Los bufetes toman posiciones para conquistar África

Publicado 09/10/2017

http://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2017/10/02/59d277c6e2704e646d8b45b9.htmlhttp://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2017/10/02/59d277c6e2704e646d8b45b9.html

El creciente interés de las empresas occidentales por África ha hecho que los bufetes refuercen su presencia en el continente no sólo con alianzas sino con oficinas propias en los mercados clave.

Vea aquí los despachos que operan en el continente africano.

África será la segunda región del mundo de mayor crecimiento entre 2017 y 2020, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Los despachos de abogados lo saben y, conscientes de que sus clientes cada vez trabajan más con este continente, están reforzando su estrategia en este gran mercado de más de 1.200 millones de personas.

Se trata de una tendencia internacional a la que los bufetes españoles se están sumando poco a poco. Marruecos ha sido, en la mayoría de los casos, el primer contacto de las firmas nacionales en el continente africano; no en vano, más de la mitad de la inversión española en África se concentra en la monarquía magrebí, mientras que las exportaciones españolas a Marruecos subieron un 13,1% en 2016, según datos de la Oficina Comercial española en Rabat. A este respecto, Garrigues abrió en Casablanca en 2005, dos años antes que Cuatrecasas, que también se encuentra en Luanda (Angola) y Maputo (Mozambique). Sin embargo, fue CMS el primero en operar en este país; estuvo presente desde 1948 hasta 1956, aunque la sede definitiva quedó constituida en 2001.

No obstante, Marruecos no sólo interesa a los despachos españoles, ya que es el país africano que cuenta con más presencia de bufetes internacionales.

Nuevos destinos

A pesar de ello, la internacionalización en este continente se está diversificando poco a poco. Dentons ha sido el último en mover ficha y las negociaciones con el despacho Kampala Associated Advocates para integrarse a su red en Uganda están a falta únicamente de la aprobación de las juntas de socios de ambas firmas. Sería el cuarto país africano en el que el despacho de origen estadounidense abriría oficina, aunque cuenta con alianzas en una veintena de estados.

Sin embargo, no será el único movimiento que veamos en los próximos meses, ya que cada vez son más los bufetes que se plantean aumentar su presencia. En este sentido, Juan Picón, copresidente mundial de DLA Piper, asegura que el balance de sus oficinas en Casablanca y Johannesburgo, que recientemente ha celebrado su primer aniversario, resulta "motivador y nos invita claramente al optimismo". Además, afirma que "son, sin duda, unas bases sólidas y de futuro para continuar construyendo el desarrollo de nuestro negocio en un mercado emergente como el africano, lleno de retos y oportunidades".

El directorio Chambers & Partners confirma el interés en África de los despachos internacionales, que copan los primeros puestos en las clasificaciones de las prácticas más importantes. Una de las áreas estrella para los bufetes dedicados al derecho de los negocios, la de mercantil, clasifica a Allen & Overy, Clifford Chance y Linklaters en su banda 1, mientras que en financiero, tan importante para abordar el mercado africano de las infraestructuras, se suma a esta terna Norton Rose Fulbright, que no cuenta con oficina en España.

Por su parte, el informe de Ácritas de 2016 Sharplegal Global Elite 2016 Africareconoce a Baker McKenzie, que tiene oficinas en El Cairo (Egipto), Casablanca (Marruecos) y Johannesburgo (Sudáfrica), como la leading international firm for high value work across Africa.

Otras estrategias

Aunque la tendencia de la apertura de oficinas propias en África es clara, aún hay despachos que prefieren seguir otra estrategia, desde la firma de alianzas con despachos locales hasta la de African desks en ciudades europeas clave para los intereses de las empresas locales. Es el caso de AGM Abogados, que opera desde España y París. "Las oficinas centrales de las empresas que quieren invertir en la África francófona están en Europa, por lo que tener nuestro domicilio en el mismo lugar que ellos nos facilita el contacto directo", explica François Nouvion, socio de AGM Abogados y responsable del African desk.

Por su parte, Linklaters tiene sellada una alianza con Webber Wentzel, firma sudafricana fundada en 1848 con medio centenar de abogados. A través de este bufete cubren los países más importantes de África en sectores económicos clave como, por ejemplo, energía e infraestructuras, servicios financieros, minería o petróleo y gas.

Precisamente, sellar alianzas es una estrategia recurrente para todos los despachos, independientemente de si tienen oficinas propias o no. En ocasiones, se trata de la mejor forma de ir conociendo un mercado antes de afrontar el desembolso económico que supone una sede.

Arbitraje

Una de las razones que ha convencido a las empresas para acercarse a África -y por extensión a despachos de abogados- es el desarrollo del arbitraje en el continente. Así, cuenta con 836 tratados bilaterales de inversión, todos ellos apoyados por un sistema internacional de resolución de conflictos, según un informe elaborado por White & Case.

Además, casi medio centenar de países africanos ha ratificado el convenio del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial (Icsid).

Este nuevo ecosistema legal también está animando a los fondos de inversión a aterrizar en el continente africano. Así, más de dos centenares de fondos operan en 2017 con una cartera de más de 30.000 millones de dólares (más de 25.000 millones de euros).

Share on social networks

www.brandsentourgot.com

www.brandsentourgot.comwww.brandsentourgot.com

www.brandsentourgot.com

www.brandsentourgot.com

www.brandsentourgot.com

www.brandsentourgot.com

www.brandsentourgot.com

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?